Trucos fáciles para ahorrar desde casa

CAJA RURAL / septiembre 18, 2020 / Educación Financiera

ahorro-pensiones

Desde Caja Rural de Navarra queremos ayudarte en tu día a día con las finanzas de tu casa. Hoy más que nunca queremos tener la seguridad de tener ahorros en nuestra cuenta. Por eso te ofrecemos una serie de trucos fáciles para conseguir el objetivo alcanzable que quieras. 

Te ofrecemos una información elaborada por Finanzas para todos (CNMV y Banco de España) para que puedas aprender y aplicar estas sencillas técnicas de ahorro.

 

¿Por dónde empezar?

El presupuesto es la forma más eficaz de llevar las riendas de nuestra economía y sacar todo el partido a nuestro dinero. Su elaboración y seguimiento es fundamental en estos momentos.

Si bien puede requerir un poco de esfuerzo al principio, se puede convertir en un hábito muy beneficioso que nos permitirá identificar en qué gastamos nuestro dinero.

El presupuesto sirve para:

· Saber en qué se va el dinero.
· Priorizar los gastos.
· Reducir o eliminar las deudas.
· Si es posible, apartar alguna cantidad todos los meses para ahorrar, teniendo en cuenta los objetivos a largo plazo.
· Acumular, en la medida de lo posible, un fondo para emergencias.
· Hacer previsiones de futuro.
· Llevar un seguimiento y control para no desviarnos.

¿Cómo reducir gastos?

Si bien no es agradable recortar gastos, es conveniente lograr una situación financiera lo más saneada posible. La clave está en priorizar.

Para empezar, conviene distinguir entre los diferentes tipos de gastos:

Gastos fijos obligatorios: como la hipoteca o alquiler de la casa y las cuotas de otros préstamos. Su importe no varía mucho mes a mes. Son, por ejemplo, la hipoteca o el alquiler de la vivienda, los gastos de comunidad u otros préstamos bancarios.

Gastos variables necesarios: Electricidad, comida, internet, son gastos necesarios para vivir, pero de los que podemos ahorrar si hacemos un uso racional. Por ejemplo, tenemos la posibilidad de reducir la factura de la luz apagando lámparas, ajustando el termostato y utilizando bombillas de bajo consumo. Como estos gastos son necesarios, normalmente sólo es posible economizar haciendo pequeños recortes: comprar marcas más económicas, comprar ropa, muebles y electrodomésticos sólo si hace falta, comparar precios de distintos establecimientos, buscar el mejor plan para el teléfono e Internet, etc. Suele haber más margen de lo que uno piensa.

Si cuando realizamos el presupuesto tenemos una lista de todos estos gastos podremos comenzar a tomar medidas con todos y cada uno de ellos.

Gastos discrecionales: todos los demás gastos que, en caso de necesidad, se podrían reducir o eliminar. Por ejemplo, compras online que no son necesarias, etc. Son gastos que no aumentan la calidad de vida de la familia o de las personas y reducen los ahorros mes a mes.

Controle regularmente su presupuesto: mida sus gastos y repase sus cuentas bancarias con frecuencia. Si es necesario, proceda a los ajustes oportunos para hacer frente a algún imprevisto. Apuntar los ingresos y los gastos permite prever cuándo necesitará emplear fondos adicionales procedentes del ahorro o de préstamos e identificar qué gastos se podrían reducir o aplazar hasta un momento de mayor desahogo económico.

 

Fuente de la información: Finanzas para todos