Palancas de crecimiento para la internacionalización: innovación y tecnología

CAJA RURAL / agosto 18, 2021 / Internacional

El papel de la internacionalización es clave para la recuperación económica de muchas empresas navarras. Estas ven con optimismo la llegada del verano y el crecimiento de mercados prometedores como el sudeste asiático y Latinoamérica. Sectores como el hortofrutícola o el de manufacturas empezarán a realizar inversiones importantes en los próximos meses. Pero para ello es fundamental que tengan en cuenta cómo funciona la incorporación de calidad, I+D+I y tecnología para conseguir un aumento del valor de un producto o servicio exportable.

La pandemia ha puesto a prueba a muchos negocios, pero si algo ha conseguido es reforzar sus distintas palancas de crecimiento en el ámbito internacional. El trabajo a distancia, las reuniones virtuales con clientes y las comunicaciones fluidas con proveedores han sido clave para el desarrollo de estrategias de ventas basadas en la divisa del mercado al que se han dirigido desde el comienzo del año 2020.

En este artículo se repasan los principales baluartes del desarrollo económico de las empresas en el ámbito internacional. Es a través de la incorporación de calidad, I+D+I y tecnología que lograrán impulsar su comercio exterior a nuevas cotas de éxito.

¿Qué motiva la incorporación de estas palancas de crecimiento para la internacionalización? 

Las pymes navarras se enfrentan a numerosos retos en su salida al exterior motivados por el aumento de la exigencia de los clientes internacionales y la dureza de la competencia. Se necesita de una buena preparación para replantear una oferta comercial atractiva que consiga enamorarlos desde que los productos llegan hasta el mercado de destino.

A ello se unen otras dos barreras: las trabas burocráticas y la diferencia del euro con las divisas que existen en países altamente regulados como Rusia o China. Esto provoca que muchas compañías se lo piensen dos veces antes de planificar sus exportaciones hasta estas ubicaciones. Lo que les lleva a desaprovechar excelentes oportunidades de negocio. 

En estos casos, al menos, los negocios cuentan con la Guía de trámites y documentos de exportación de ICEX Exportación e Inversiones, pero hay muchas ocasiones en las que no hay un respaldo documentario que les diga lo que pueden hacer para sortear todos estos obstáculos. Además de acudir a instituciones públicas como la Cámara de Comercio, las empresas deberían comenzar por pensar en una política de inversiones que les ayude a mejorar los niveles de innovación y tecnología de su actividad.

La importancia del I+D+I y la tecnología para la internacionalización  

El verdadero aporte de la tecnología a la empresa es que permite ofrecer más valor por el mismo precio que los competidores. Esto se convierte en un factor de crecimiento seguro para las exportaciones. Pero este activo no solo permite hacer mejor las cosas, sino que puede dar lugar al desarrollo de nuevos negocios con océanos azules o áreas de actividad que cuentan con poca competencia. 

Dos buenos ejemplos de ello son Nintendo y Swatch. La primera es un gigante en el mundo de los videojuegos, porque ha sabido adecuarse a un público infantil mediante el uso de personajes atractivos como Mario y Sonic. Además de mecánicas de juego divertidas que les invitan a jugar con sus amigos. La segunda se ha convertido en el líder de los relojes a nivel mundial, a base de una estrategia que reutiliza pocas piezas. Para así, crear productos básicos que pueden llevarse en cualquier parte del mundo, sin renunciar al distintivo de calidad y elegancia que los caracteriza.

La tecnología y la innovación se han dado la mano para intervenir en dos apartados distintos: el producto y el proceso de las compañías. Esto es así porque el valor de la oferta exportable puede tener su origen tanto en una innovación disruptiva como en un proceso de evolución y mejora continua de la oferta.

En el contexto de las pymes exportadoras, la innovación puede ser entendida como la adecuación de un producto para acercarlo a las necesidades de los clientes de otros mercados. Modificando así, de forma sustancial, el diseño o la apariencia para adaptarlo a sus gustos. La consecuencia suele ser una mejora de las ventas, gracias a esta nueva configuración de producto/mercado completamente flexible. 

Los avances tecnológicos son un catalizador de las exportaciones, porque permiten incorporar nuevas certificaciones de calidad a su bien o servicio, e incluso a su gestión. Con esto pueden demostrarle a sus proveedores y a sus clientes que siguen métodos de producción que respetan todos los estándares ecológicos y sostenibles del siglo XXI. Esto, a la larga, mejora la imagen de marca y permite la optimización en la fabricación de bienes como la ropa o las manufacturas.

En definitiva, para lograr la diferenciación en el mercado internacional es necesario presentarse con otros factores que no sea el precio. Para lograr la regularidad de las exportaciones se necesitan pymes competitivas, que tengan en cuenta el I+D+I y la tecnología para lograr que sus exportaciones alcancen nuevos niveles de venta en el extranjero.

Las empresas navarras cuentan con un gran aliado para reforzar sus estrategias de internacionalización a nuevos mercados: Caja Rural de Navarra. La entidad se encarga de todos los aspectos de su negocio, desde las garantías y avales para su actividad hasta la financiación internacional que necesitan para incorporar la innovación en su día a día. En este formulario se puede consultar más información sobre los productos o servicios que dan alas a su proceso de internacionalización.