Cómo activar tu tarjeta de Caja Rural

CAJA RURAL / junio 3, 2019 / Destacados · General · Productos y promociones

En este artículo te vamos a explicar cómo activar tu tarjeta de Caja Rural, requisito imprescindible para empezar a operar con ella. Es necesario activar, tanto a las tarjetas nuevas (las que vamos a usar por primera vez) como aquellas que hayan caducado y debamos renovar.

Las tarjetas son uno de los métodos de pago más fiables y cómodos en la actualidad. Además de contar con medidas de seguridad como el código PIN o el código CVC (los tres dígitos que vienen en el reverso) se le añade la necesidad de tener que activarla personalmente, otro sistema de seguridad adicional.

 

A continuación, comentaremos cómo activar tu tarjeta de Caja Rural paso a paso en cada uno de los canales que tenemos a disposición del cliente;

  • A través de la web. Entra en la web de Caja Rural (Ruralvía) y pincha sobre Tarjetas/Operaciones/Activación e introducir tu clave de firma. Tras esto ya estarás en disposición de usar tu tarjeta para comprar en cualquier comercio o retirar dinero del cajero.
  • A través de la aplicación móvil Ruralvía. Descargarte nuestra aplicación móvil Ruralvía, accede a “mis tarjetas” y después pincha sobre “Activar/Bloquear”.

  • A través de los cajeros. El cajero te solicitará introducir la tarjeta y realizar una operativa que implique código PIN. Automáticamente tu tarjeta quedará activada.
  • A través de nuestras oficinas. Si no te convence ninguna de estas opciones siempre podrás acudir a cualquiera de nuestras oficinas para que podamos activar tu tarjeta.

Una vez tengas activada tu tarjeta, puedes configurar algunas de sus características a través de nuestra aplicación móvil o desde la web de Ruralvía. Entre otras cosas podrás:

  • Limitar la operativa de tu tarjeta (para que sólo puedas retirar efectivo, hacer pagos presenciales o pagar por Internet).
  • Bloquear temporalmente la tarjeta, de manera que puedas decidir cuando quieres que esté disponible.
  • Bloquear definitivamente tu tarjeta, en caso de robo, extravío o deterioro.
  • Reducir el límite de tu tarjeta, tanto para las retiradas del cajero como para realizar pagos.
 

En el caso de una tarjeta de crédito podrás aplazar tus compras o decidir la mejor manera de pagarla, bien definiendo una cuota mensual fija o un porcentaje mensual.