Cinco habilidades clave en el liderazgo empresarial

CAJA RURAL / agosto 5, 2021 / Internacional

Cinco habilidades clave en el liderazgo empresarial

En plena época del coronavirus, acuciada por los parones en la actividad y los estados de alarma, se ha puesto a prueba la resiliencia de las empresas. También su capacidad para encontrar soluciones creativas a los problemas que han afectado a su actividad. En el ámbito del comercio exterior, el liderazgo empresarial ha tomado un papel protagonista. Cada vez se necesitan líderes mejor preparados para enfrentar los desafíos del futuro.

El Informe sobre el liderazgo empresarial para lograr un planeta sano con personas sanas, de Naciones Unidas, nos enseña cómo es una persona preparada para dirigir una empresa. Esta persona debe contar con otros valores aparte de los tradicionales como la empatía o la iniciativa propia. Es la necesidad de respetar el desarrollo del medioambiente, generando políticas sostenibles que lleguen a todos los apartados de la compañía. 

En este artículo hablamos sobre las habilidades clave para el liderazgo empresarial. Claves que permitirán establecer una estructura jerárquica para estimular el cultivo del talento entre los empleados durante los procesos productivos. Esto es necesario en una pyme o en una multinacional, porque siempre hará falta referentes que sepan entender las necesidades de los clientes. Esto es clave para aumentar el volumen total de ventas en los mercados de destino.

Las 5 habilidades clave del liderazgo empresarial

Cualquier organización que busque garantizar una buena salud económica para su empresa es consciente de la necesidad de identificar a sus futuros líderes. Deberán equiparlos con un sólido conjunto de capacidades. Informes como el de CLO Media establece que el 80% de los millennials (nacidos entre 1981 y 1993) prefiere trabajar en empresas en las que existe la posibilidad de desarrollarse en el extranjero. Y el 77% afirma que es más probable que se queden en ellas como empleados.

De ahí viene la necesidad de ofrecerles una formación compacta. Potenciar sus cualidades para exprimir al máximo los conocimientos que han adquirido durante su educación. Estos son los cinco valores que permitirán a las empresas dirigir el liderazgo empresarial de sus jóvenes promesas:

  • Proactividad. En una empresa que tiene su actividad en varios países, un auténtico líder debe demostrar la capacidad de tomar decisiones por sí mismo. ¿Qué modelos productivos se implantarán en cada mercado? ¿Cómo se aplicará la tecnología para encontrar nuevas mejoras competitivas? Esta persona es la encargada de comunicarse con sus delegados para establecer una sólida estrategia. Así poder dar respuesta a cualquier reto que aparezca en el momento. 
  • Resistencia a la presión. Cuando empiecen a producirse pérdidas, el primero al que reclamarán los resultados será al líder empresarial. Este debe manejar la situación con entereza, reconociendo los errores propios. Además deberá preparar un auténtico plan estratégico que permita recuperar un buen nivel de ingresos económicos para el negocio.
  • Buenas dotes de negociación. El día a día de una compañía es frenético. Se pone en contacto con proveedores, agentes comerciales y clientes, que son la base de toda su actividad. Para lograr el éxito, un buen líder tiene que ser capaz de organizar e incluso guiar distintas opciones de negociación dependiendo de cada situación. Para así, lograr las mejores inversiones para alcanzar la digitalización o la tecnologización del sistema productivo.
  • Ética de trabajo. Un trabajador debe contar con sus propias fórmulas de trabajo para optimizar los recursos. Un líder internacional debe mantener una ética de trabajo impecable para dar un buen ejemplo a los demás. Cada vez se valora más que una persona sea capaz de organizar los grupos en el ambiente laboral. Introducir nuevas metodologías como el Agile Marketing para ofrecer productos nuevos en tiempo récord. Esta será la clave que diferenciará a una empresa de las demás en un mercado u otro. 
  • Conocimientos internacionales. ¿Quién no quiere un jefe políglota, que conozca las culturas donde tiene representación la empresa? Este hombre o mujer debe contar con una curiosidad insaciable. Para así, mimetizarse con los mercados y los sistemas productivos que son tendencia allá donde alcanza el negocio. De esta forma, podrá proponer cambios estructurales que permitan innovar y llevar a cabo mejoras decisivas que impulsen el comercio exterior a nuevos horizontes.

Gracias a estas cinco habilidades, un líder internacional puede enfrentarse a cualquier situación, positiva o negativa. Además, podrá tomar decisiones de calado en distintas zonas geográficas. El mejor paso que puede dar una empresa es preparar un auténtico plan de formación para sus empleados. Seleccionar a aquellos que destaquen por su potencial y ayudándoles a desarrollarse. Existen distintos cursos y másteres internacionales que pueden apoyar estas estrategias. Los trabajadores, tanto jóvenes como adultos, podrán recibir una oportunidad para destacar por sus labores como líderes.

En Caja Rural de Navarra nos preocupamos por el bienestar de las empresas. Para ello, les ofrecemos productos como los cobros y pagos internacionales o las garantías y avales para su negocio internacional. De esta forma, pueden centrarse en ofrecer una formación adecuada a sus trabajadores para convertirlos en líderes empresariales. Además, pueden recibir asesoramiento personalizado para saber qué pasos deben dar en su futura implantación en los mercados a nivel mundial.