3 May
2013

Asegurar correctamente el coche

El del coche es uno de los seguros más masivos. No en vano, en casi todos los domicilios existe al menos un vehículo. Su contratación es obligatoria y las coberturas mínimas que han de contemplar los contratos también están establecidas legalmente. Por este motivo, pocas veces nos paramos a pensar en cuál es la mejor forma de asegurar nuestro vehículo, pese a que existen algunos aspectos que conviene siempre tener en cuenta.

SOBRE EL VEHÍCULO

¿Coberturas Básicas o Todo Riesgo? Cuando el coche es nuevo muchas personas optan por asegurarlo a Todo Riesgo. Y, dentro de esta modalidad, puede contratarse sin franquicia o estableciendo un importe que en cada siniestro corre por cuenta del asegurado. La diferencia de precio entre contratar con o sin franquicia suele ser muy grande. Una pequeña franquicia abarata el coste del seguro. Eso sí, hay que saber que esta franquicia se aplica a cada siniestro o golpe que se quiera arreglar.

En todo caso, una vez que han pasado unos años comienza a ser cada vez menos provechoso mantener esta modalidad de aseguramiento, puesto que en caso de siniestro total (en el que el coche quede inservible) únicamente se cobraría el valor venal del vehículo; es decir, el valor que le corresponde por antigüedad del vehículo, independientemente de cómo estaba el vehículo antes del siniestro. Y si tenemos en cuenta la rapidez con la que se deprecian los vehículos…

Por otro lado, si tenemos una modalidad distinta del Todo Riesgo es importante asegurarnos siempre de que contamos con la cobertura de Lunas. Y no solo por tener todos los cristales cubiertos, sino porque al tratarse de una cobertura de daños al vehículo eso aporta automáticamente la cobertura de contingencias que asume el Consorcio de Compensación de Seguros (daños por inundaciones, terremotos, tempestades ciclónicas … etc). Si solo contamos con el seguro básico exigido por ley (el Seguros Obligatorio de Responsabilidad Civil de la Circulación) no tendríamos este añadido de cobertura de los Riesgos Consorciables. Aunque hoy en día es muy poco común ver pólizas de seguro de automóviles sin la cobertura de Lunas.

SOBRE LAS PERSONAS ASEGURADAS

También es muy importante identificar bien a los conductores que se aseguran, tanto si son principales como ocasionales (en caso de que existan), principalmente si estos últimos son jóvenes o cuentan con pocos años de carnet. Declarar correctamente a las personas que van a conducir el vehículo nos evitará problemas a la hora de los siniestros y ayudará a que todos paguemos justamente por el riesgo que aportamos en nuestras pólizas. Porque las compañías aseguradoras tienden a incrementar el precio de todos los contratos para compensar los pagos que se ven obligados a hacer en siniestros producidos por personas jóvenes no declaradas en las pólizas.

Deja un comentario